Lego (o Tente) en las proteínas: el enlace peptídico

Hola de nuevo a todos,

sigamos con la serie de artículos básicos para entender el mundo de las proteínas.

En este segundo post vamos a ver como se unen los aminoácidos entre sí para dar lugar a las complejas secuencias que tienen las proteínas.

Como os digo en el título, el enlace peptídico es el que une entre sí las piezas de este Lego (o Tente para los nostálgicos como yo en España) que es una proteína.

Imaginaos que tenemos dos aminoácidos que van a ser dos de nuestras piezas de Lego. Los enlaces peptídicos serían aquellos que hacen que ambas piezas se queden pegadas entre sí, es decir, vendrían a ser los trozos que sobresalen en una pieza y los huecos de la siguiente. De esta forma iríamos formando una cadena lineal de aminoácidos.

Pero no vamos a simplificar tanto, que sino sería demasiado fácil. Veámoslo desde un punto de vista algo más científico, que para aprender algo de Ciencia estamos por aquí, ¿no?

El enlace peptídico se forma por una reacción de condensación (se libera una molécula de agua) entre el grupo amino (nuestro grupo morado, recordad el anterior post) de un aminoácido y el grupo carboxilo de otro (grupo rojo), de manera que tendríamos una reacción como la que sigue:

Fuente (modificada): Wikipedia

Tras la unión de esos dos aminoácidos, como podeis ver, tenemos un dipéptido. Si se une un tercero, un tripéptido, y así consecutivamente. La cosa iría creciendo así:

Una vez que se forma el enlace, loa átomos repetidos N amido (del grupo morado), Carbono alfa (en verde) y Carbono del grupo carbonilo (del grupo rojo) forman lo que sería la columna vertebral de una proteína. Los grupos R (azul) se van distribuyendo a lo largo de esta “columna vertebral”.

Normalmente a una cadena pequeña de aminoácidos se les llama péptidos y a cadenas más largas polipéptidos. Normalmente, los péptidos suelen tener menos de  20-30 aminoácidos, mientras que los polipéptidos pueden llegar a tener hasta miles de aminoácidos.

Una vez que hemos visto la base, vamos a ver algunas características del enlace peptídico.

En un enlace peptídico no hay giros posibles (hay ángulos de torsión, pero no vamos a entrar en ello) porque tiene un cierto carácter doble enlace y se estabiliza por resonancia. Al ser tan estable este enlace, esto hace que los 4 átomos que forman en enlace más los dos C alfa que se encuentran en posición con respecto a dicho enlace, se encuentren en un plano paralelo al mismo. Esta característica tan peculiar de este tipo de enlace hace que no se pueda llegar a cualquier tipo de conformación en una proteína. Esta conformación viene en parte derivada de este enlace.

Fuente: http://www.xtal.iqfr.csic.es/Cristalografia/parte_08.html

Por último, si os fijais un poco, veréis que una cadena peptídica tiene polaridad, es decir, siempre comienza en un extremo con un grupo amino (morado) al que se llama extremo N-terminal y termina con un grupo carboxilo (rojo) que se llama C-terminal.

Anuncios

Acerca de Eduardo Chicano

www.proteomeplus.wordpress.com

Publicado el 11 mayo, 2011 en Básico. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Doctor Chicano es usted un crack!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: